“A Cambiemos no le interesa la Ciencia”

Roberto Salvarezza: “Barañao es un farsante que se la pasa de viaje mientras destruyen la Ciencia”

El ex presidente del Conicet y actual diputado nacional disparó contra el ajuste en Ciencia y Técnica.


Por tercer año consecutivo, el Gobierno volvió a aplicar un ajuste en el Conicet, y esta vez fueron más de 2000 los potenciales investigadores que se quedaron afuera, el número más alto desde el inicio de la gestión Cambiemos. La degradación del Ministerio de Ciencia y Técnica a Secretaría se dio en un contexto de recorte y subejecución presupuestaria para el área, que alcanza al INTI, el INTA y Conae, además de las universidades nacionales. Un combo letal para la Ciencia. Roberto Salvarezza, diputado nacional y ex director del Conicet hasta el último día de gestión de Cristina Kirchner, ya habla abiertamente de fuga de cerebros y apunta sin vueltas sobre el secretario Barañao, que está de viaje en Singapur en medio del conflicto. “A Cambiemos no le interesa la Ciencia”, aseguró.


Hace poco dijiste que estamos en las puertas de una nueva “fuga de cerebros”, como en los 90s. ¿Por qué?

Ya está sucediendo. Hace poco, un investigador contó que por segunda vez no tuvo cupo para ingresar al Conicet y se fue a Alemania. No tiene un horizonte acá para trabajar. Para la fuga están dadas todas las condiciones, tanto para los investigadores como para los que no ingresan. Un investigador cobra 38 mil pesos, y una beca está en el orden de los 24 mil pesos, por debajo de la línea de pobreza. Hubo además muchos proyectos que se armaron con un dólar a 20 y estando hoy por arriba de los 40 y pico, no se puede hacer ciencia experimental. Es un cóctel.


Barañao dijo que aceptaba continuar como ministro de Macri para garantizar el presupuesto, para que esto no pase…

Barañao es un farsante, se disfraza de lo que no es para su provecho personal. Usufructuó una gestión como la de Néstor y Cristina, que tuvo la decisión política desde las más altas esferas de invertir en Ciencia y Técnica, y ahora continúa como si nada pasara cuando todo es recorte. Barañao, con Macri, se pasó 120 dias de viaje en el exterior: Alemania, Malasia y ahora está en Singapur, con semejante conflicto. Le importa muy poco lo que pasa, sino ya debería haber dado un paso al costado. Es el ejecutor del desguace del sistema científico.



Para la segunda vuelta en 2015, muchos investigadores salieron a lavar platos, advirtiendo lo que se venía. ¿Cómo se lleva esa sensación de “yo te lo dije”?

Hubo algunos colegas que entendieron que la continuidad de sus cargos y funcionamiento de sus institutos podía estar garantizada con la continuidad de Barañao y las promesas de Macri, y ahora ven que no es así. Lo que advertimos desde un sector del sistema científico se generalizó a todos. La percepción de la comunidad científica es que fuimos víctimas de un fraude, como le pasó a un sector importante de la sociedad.


El subsecretario Jorge Aguado dijo que, en realidad, lo que busca el Gobierno es hacer “sustentable” al Conicet.
 
Jorge Aguado no puede estar ahí, en principio. No tiene ningún antecedente científico. Su mayor mérito consiste en haber hecho una pésima gestión como gerente de informática de la Ciudad e implementar la inscripción online, dejando miles de chicos fuera de la escuela. En Argentina hay 1 investigador cada mil habitantes, mientras que en los países desarrollados esa proporción va de 8 a 12 cada mil. El plan vigente es el Argentina 2020, que este año preveía incorporar 1200 investigadores, no 450 como pasó. La ciencia no le interesa a este Gobierno.


Lo explicaste mil veces, pero nunca está de más insistir. ¿Cuántos años de apuesta le lleva a un proyecto de Ciencia concretarse?

Todos los proyectos exitosos en nuestro país tienen sus raíces en 10 o 12 años de trabajo y apuesta. La soja tolerante a la sequía y las salinidades, de Raquel Chang, que hoy en día cotiza en Nueva York gracias al Conicet, llevó muchos años. Hasta la levadura de una cerveza de Heineken fue desarrollada y hoy se ven las regalías. Esos proyectos llevan años. Hay que dejar que la ciencia trabaje. Ni hablar del desarrollo del Plan Nuclear Argentino, la Conae, el INVAP y ARSAT. Así nos vamos a quedar sin ciencia.


Es triste un país sin ciencia.

Es un país sin futuro, más que triste.


¿Vamos a volver a ver a los científicos haciendo campaña este año?

Que nadie lo dude. Hay una parte de la comunidad científica que entiende que un modelo económico y social de Cambiemos va a terminar con la Ciencia en este país. Queremos que la Ciencia vuelva a estar en el centro de la política, en el sentido de que el conocimiento es un punto central para el desarrollo de los países. (gritodelsur)