Falta de ventas y desempleo

Gustavo Vétere presidente de la FELP dijo que “la abrupta caída del salario real” fue disparador de la baja en la actividad comercial

El empresario platense se refirió a la situación de los comercios y pymes de la región. En tal sentido señaló “realidad es que día a día algún comercio de La Plata cierra sus puertas”, lo que adjudicó a varios factores, la caída del salario es uno de ellos, que se suma a los aumentos de tasas e impuestos.


Gustavo Vétere , titular de la Federación Empresaria de La Plata (FELP) habló del momento que atraviesa el sector y en ese sentido dijo “la situación de los comercios y las pequeñas y medianas empresas en la región no difiere mucho de lo que pasa en el ámbito nacional. Hoy las pymes y las microempresas, que son mayoritariamente nuestras representadas, están pasando un momento difícil, que si bien obedece a varios factores, el disparador es la abrupta caída del salario real del empleado, que en definitiva es el que suministra la ´sangre´ que corre por el tejido económico de La Plata, o sea afecta el consumo interno”.

Al ser consultado acerca de si se había reunido con “Tucho” Fernández respondió “me causa alegría que la Iglesia, a través del Arzobispo de la Diócesis platense, Víctor Fernández se involucre en estos temas, que nos reúna para dialogar sobre la situación, porque está haciendo una defensa importante para que se terminen las obras en Puerto La Plata y pueda empezar a funcionar, así como impulsar también la puesta en marcha del aeropuerto, dos cuestiones muy caras a los platenses y que no terminan de cristalizarse y la Iglesia está ´empujando´ esos proyectos”.

En diálogo con CAGL Entrevista por la 96.7 de La Platas, Gustavo Vétere señaló “en nuestra región se perdieron cientos de negocios, que como son chiquitos, no hacen ´ruido´, no se ve reflejado en los medios. La realidad es que día a día algún comercio cierra sus puertas”.

Vétere agregó “La Plata tiene una vida comercial muy grande y empresas pujantes en el área, por ejemplo en Ensenada y Berisso que trabajan y son dadoras de empleo, es decir que las realidades son distintas a lo que pasa en otras ciudades del país. Creo que más que una mejora en los guarismos del empleo, es una frenada a su caída, que es bueno aunque el desafío de hoy para todos los argentinos es crear fuentes de trabajo de calidad para recomponer un mercado interno que en la actualidad está castigado”.

En ese marco, el presidente de FELP agregó “la razó de la caída del sector no es una sola. Los emprendedores, la pequeña empresa, los comercios chicos de capitales platenses, que reinvierten su ganancia en la ciudad, pagan los sueldos y hacen mover el entramado social, nosotros compramos y ellos nos compran, es lo que hace mover la maquinaria comercial y social, en definitiva, porque muy pocas cosas están tan relacionadas. Hoy en el mundo no se piensa en una ciudad si no se ejerce fuertemente el comercio que es uno de los grandes concentradores de personas”.

“La Municipalidad de La Plata está acompañando aunque no es demasiado lo que puede hacer. Si forjar las cosas más amigables, tratar de mejorar los centros comerciales, algunas cuestiones impositivas, aunque no son las que más pesan en la carga de un comercio. Sin embargo hoy todo lo que es el sistema impositivo argentino está trazado para otra época y la carga que eso impone a los precios hace que el comercio sea inviable. El sector pyme está muy castigado por este tema. Por un lado la baja en las ventas, por otro la suba de los servicios, la carga impositiva altísima, con impuestos recesivos como Ingresos Brutos, con un IVA del 21%  a lo que se le cruce, es decir es muy difícil que los comercios –en un alto porcentaje- no están siendo rentables, son subsidiados por sus propietarios porque son su forma de vida. Son situaciones que llevan que cada uno vaya aflojando y se producen los cierres”, sumó el empresario.

Para finalizar, Gustavo Vétere reflexionó “hay un dicho que dice ´cuando uno llora, otro vende pañuelos´. Nosotros tenemos que ver de qué lado vamos a estar. Para poder estar con el que vende pañuelos necesitamos ayuda”.