Demócrata socialista

EEUU | Alexandria Ocaso-Cortez: "Voy a enfadar a algunos demócratas si lo que quieren es devolver dinero a los donantes de Wall Street, pero eso no significa que vaya a quemar la casa"

Así lo dijo la flamante congresista del Bronx, por el Partido Demócrata, que dos años antes trabajada en un negocio de ropas; de cara a su acción en el Concreso de los Estados Unidos de Norteamérica. Alexandria Ocaso-Cortez se manifestó en defensa del Medicare, en contra de devolverle el dinero a los donantes de Wall Street desde el lobby demócrata del Congreso y habló que EEUU está "atrapado" por personas insensatas con posturas de derecha. 


Latina, del Bronx, sin emperiencia en política, Alexandria Ocasio-Cortez es la mujer más joven en ganar un asiento en el Congreso de los Estados Unidos. Ya en junio desbancó al poderoso Joseph Crowley en las primarias del Partido "Demócrata".

La flamante congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, desde la red social, Twitter a través de su cuenta @AOC posteó: "si se puede" en una foto junto a las otras congresistas demócratas mujeres, Sharice Davids, Ayanna Pressley, Ilhan Omar y Deb Haaland.

En 2016, Alexandria Ocaso-Cortez (Bronx, Nueva York, 1989) trabajaba en una vaquería de su barrio cuando su hermano menor decidió enviar su candidatura a un grupo afín a Bernie Sanders que buscaba reclutar candidatos al Congreso. Ocasio-Cortez comenzó entonces una campaña auspiciada por las redes sociales que la llevó a vencer en las primarias de 2018 al representante demócrata del distrito 14 de Nueva York, Joseph Crowley. El 6 de noviembre se convirtió en la mujer más joven en ganar un puesto en el Congreso.

Durante su campaña al Congreso, que basó en un poderoso discurso de diversidad y justicia apoyado por un uso moderno de las redes sociales para llegar a su público potencial y hoy Alexandria pensando como demócrata socialista, expresó: "Todos vamos a unirnos en proteger Medicare (una reforma puesta en marcha por Obama que garantiza la atención médica a personas con pocos recursos), pero hay asuntos en los que voy a enfadar a algunos demócratas si lo que quieren es devolver dinero a los donantes de Wall Street, pero eso no significa que vaya a quemar la casa".

- ¿Cómo se prepara para satisfacer los deseos urgentes de su base de votantes progresista (como la educación universitaria gratuita) sabiendo que los cambios en Washington solo se logran a través de grandes cesiones?
- Tiendo a pensar que nosotros como partido cedemos antes incluso de comenzar la negociación. Cuando tratas con personas insensatas que tienen atrapado al país en posturas de derechas, no puedes presentarte con tu objetivo final, tienes que mostrar una opinión fuerte. Si tratan de terminar con Planned Parenthood (organización que financia la sanidad reproductiva de las mujeres) yo no diría: “No, mantengamos Planned Parenthood”; creo que diría: “Incrementemos los derechos de las mujeres al acceso a la sanidad y garanticémoslo en cada estado”. Podemos ceder en nuestras tácticas y en cómo llegamos a nuestro objetivo, pero no podemos ceder en cuál es nuestro objetivo.

- Cómo demócrata socialista, ¿qué cambios propone a su partido?
- Creo que todos nosotros estamos comprometidos al 100% con la recuperación del Congreso, porque, francamente, es esencial para el país. Casi cada gran institución está en riesgo. Vivimos en un mundo donde la recusación del presidente es una posibilidad realista. Pero en relación con el partido mi pregunta es: ¿Qué constituye el partido? ¿Es el partido cada representante elegido o cada donante? ¿O es el partido cada demócrata registrado en Estados Unidos? Me gusta pensar que es esto último, de ahí es de donde yo vengo. Pero mucha gente cree que el partido es el Comité Nacional Demócrata o el comité de campaña al Congreso. Todos vamos a unirnos en proteger Medicare (una reforma puesta en marcha por Obama que garantiza la atención médica a personas con pocos recursos), pero hay asuntos en los que voy a enfadar a algunos demócratas si lo que quieren es devolver dinero a los donantes de Wall Street, pero eso no significa que vaya a quemar la casa. (Vanity Fair)