Se trata de un thriller rural con un elenco de primer nivel

El nuevo film de Pablo Trapero, “La Quietud” llega al Cine Select del Pasaje Dardo Rocha

La película se proyectará en la Sala 1 del Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, con una entrada de $50 durante varios días del mes de septiembre.


La Municipalidad de La Plata llevará adelante la proyección de la película “La Quietud” de Pablo Trapero, que se presentará en la Sala 1 del Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, con una entrada de $50, los días jueves 20, viernes 21 y sábado 22 de septiembre, a las 17:30 y a las 19:30 horas, y el domingo 23, martes 25 y miércoles 26, con una sola función a las 17:30.

En el marco del Ciclo Nacional de Cine Select, la Secretaría municipal de Cultura y Educación invita a partir de mañana a presenciar el noveno film de Pablo Trapero, denominado “La Quietud”, en la renovada sala del histórico centro cultural, ubicado en 50 entre 6 y 7.

La nueva película del reconocido director, es un thriller rural con un elenco de primer nivel integrado por Martina Guzmán, Graciela Borges, Berenice Bejo, Joaquín Furriel y Edgar Ramírez.

En ese sentido, “La Quietud” es una agradable estancia familiar donde Mía (Martina Guzmán) creció con sus padres, y tras una situación inesperada debe reunirse con su hermana Eugenia (Berenice Bejo), quien regresa tras largos años viviendo en París. El encuentro ocurre bajo la mirada implacable de su madre, Esmeralda (Graciela Borges).

Por otra parte, un nuevo giro en la historia hará que Vincent (Edgar Ramírez), marido de Eugenia, llegue a la estancia La Quietud, y junto a Esteban (Joaquín Furriel), escribano y amigo de la familia, se introduzcan en una trama íntima repleta de secretos, aunque muy pronto Mía y Eugenia enfrentarán una verdad capaz de cambiarlo todo.

De esta manera, el film busca inquietar y perturbar al público, relatando implicancias sociales e históricas que se suman a las de la intimidad de las relaciones familiares.

Por último, desde la dirección contaron que la película se introduce de lleno en la geografía de cierta aristocracia terrateniente, con la figura de Graciela Borges, interpretando una madre dura y omnipresente que sostiene la ilusión de pasar una temporada con su familia encerrada en una estancia señorial.