Novedades discográficas

Lo nuevo de las Ligas Menores y Los Yataians

La banda Las Ligas Menores ratifica su búsqueda de canciones dentro del rock alternativo en su nuevo trabajo, mientras que los Yataians se meten de lleno en Jamaica en busca del reggae perdido en su flamante disco.


Las Ligas Menores- "Fuego artificial"

Segundo álbum de esta banda que integra la escudería Laptra y que juega con canciones y melodías entre fuegos eléctricos, shoegaze, acoples, melodías tristes y momentos de máxima emoción y hasta épica, entre un mar que corre por los cables.

“Peces en el mar” abre el disco con un power pop con elementos shoegaze, con una base machacante y la voz de una de las chicas bien al frente para una canción que recuerda lo mejor de Kristin Hersch bien acompañada por un interesante trabajo de las guitarras que crujen y provocan cortacircuitos.

Ese pop armonioso pero cargado de electricidad, azotes y acoples sigue en “Contando lunas”, con toquecitos románticos pero también de soledad en un disco que puede convertirse en un banda de sonido de una noche invernal.

La línea de ese pop con toques dark cargado de guitarras chirriantes se mantiene en "En invierno”, donde la banda sigue el camino de los célebres británicos Teenage Fanclub.

“Mejor así” es rencor adolescente descargado en un rockito al estilo de lo más pop de los Smashing Pumkins con un buen trabajo de las guitarras, bien producidas por Tom Quintans y Lucas Rossetto, que le dan un toque especial.

“Casas desiertas” es más nocturna, lenta, algo triste con toquecitos de Pixies y de Guided By Voices, en una canción que tienen un muy buen desarrollo.

En “La Paciencia” el beat de la batería anuncian un lindo arranque pop con mucha velocidad como si fuera un recorrida paisajista por esos barrios internos del sur del conurbano bonaerense, cubiertos de arboles y hojas caídas por el otoño.

El toque Pixies o "curesco" reaparece en “A tres colores” con un beat grave de la batería y el bajo ganando el protagonismo y la voz poniéndose cavernosa, hasta que la guitarra emerge chirriante en un punteo que parece a un interesante estribillo muy pegadizo.

Ese pop cargado de guitarras bien eléctrico reaparece en “Los días” una muy lograda canción en la voz de Pablo Kemper, quien también se hace cargo de la guitarra.

“Segunda parte” gana en frenesí y en velocidad con las guitarras de Anabella Cartolano y Pablo Kemper ganando el protagonismo bien secundados por los teclados aportados por Nina Carrara, mientras que la base conformada por María Zamtlejfer en bajo y Micaela García en batería sostiene todo el despliegue.

Con un tono de voz de dejadez adolescente arranca “Luces y carteles” a los que luego se suman buenos acordes de guitarras y un interesante apoyo de la base para una canción que es un juego nocturna de perdida y soledad en una cita urbana. La canción cierra con delicado trabajo de las guitarras.

“El Galpón” retoma la línea Teenage Fanclub con mucha velocidad y arranque y otra vez la banda mete una viñeta urbana entre tanta electricidad.

“Ni una canción” le da toques oscuros y honestos a una separación en la que las chicas de Las Ligas Menores la pasan mal, no pueden verlas cosas de su ex pareja, y muchos deciden tirarle todo a la basura a esa persona con la que cortaron. Y mucho menos componerle una canción.

El nuevo trabajo cierra bien melancólico con “Fin de año” con una letra breve y la electricidad dándole emotividad a todo.


Yatans-"Retorno a Yatay"

Nuevo trabajo de este combo de reggae que lo cruza con otros estilos de música negra y que en esta ocasión se mete de lleno en el sonido jamaiquino con muy buenos resultados.

El disco abre con “Fuego”, que se inicia con trompetas y saxos sonando bien arriba, la base movediza en una apertura bien grande que le da paso a un reggae cruzado con R&B bien elaborado con un trabajo destacado de la base, con un buen groove y las voces en chorus que conforman un tema ideal parar abrir el show bien arriba.

“Money” arranca con arreglos de guitarras y bronces parecidos a “Calaveras y Diablitos” de los Fabulosos Cadillacs con la banda cruzando el ingles con acento africano para un reggae bien veraniego, caluroso, fresco y vital. Una pequeña gema pop.

“Holy Mount” continua la línea del ingles jamaiquino, muy bien arreglado con una estructura bien roots. El reggae se cruza con una guitarra country en “Cada día” para darle un toque urbano ya cantado en castellano, con el groove de la base y los arreglos de teclados sosteniendo todo.

“El momento” tiene una apertura bien tradicional y clásica, con buenos arreglos de bronces y un buen trabajo de la voz.

“El latido” tiene un interesante aporte de la percusión y pone en el acento desde la letra en lo que significa la música, con momentos de recitados tipo raggamufin.

“Fever” es bien veraniego, pegadizo, con toquecitos de pop, con la voz en ingles que te engancha y la cadencia te hace bailar suavemente acompañando a una sugerente chica.

“Night on fire” retoma la línea roots en ingles con buenos punteos de la guitarra y un gran sostén de la base.

La frescura, el toque que engancha con brillos pop reaparece en “Dame tu amor”, un reggae romantic style con muy buenos arreglos. En “Entre tus manos”, la melodía gana en dramatismo con buenos trabajos de las dos guitarras y el apoyo de la percusión pero la canción se refiere al desamor.

El disco concluye con un reggae pegadizo, bien optimista con un buen groove de la base “Ama la vida”, cantada en inglés y con buenos arreglos de coros.