Novedades discográficas y presentación

De la Rivera y Las Armas Bs A,s, lanzaron sus nuevos trabajos

Los cordobeses De la Rivera, con su electro pop funky bailable, y los platenses Las Armas Bs. As., con su rock y blues souleado, lanzaron sus nuevos discos que ya pelean para entrar al podio de lo mejor de 2018 y confirmar que la escena independiente argentina esta muy viva y es muy rica.


DE LA RIVERA-“A LA DERIVA”

El trío de electro pop, una de las gemas de la escena independiente de Córdoba que se abrió un camino en México casi eludiendo Buenos Aires, lanza su quinto disco plagado de grandes canciones donde su cruzan el funky, el R&B, la eléctrica, el dance y la música disco.

El disco, que ya se anota para pelear entre los mejores del pop rock argentino de 2018, abre con la misteriosa “Misterio” un R&Bo chentoso, con la melodía embriagando el cuerpo, seduciéndolo, con un estribillo que engancha y que no te suelta y que te retumba en los oídos hasta pegarse. Los primos De la Rivera se animan además a meter un solo de guitarra de buen gusto, procesado y tamizado por las maquinas.

En “Carolyn”, De la Rivera toma un nombre muy típico de canciones rockeras argentinas para darle romanticismo bien elegante, pop y bailable con la colaboración vocal de Ale Sergi. El tema tiene una base pop bailable, con apoyo de percusión a las bases y buenos arreglos de sintes. Y el ritmo que tomo el disco desde un principio hace pensar a este trío cordobés como un tren veloz decorado bien kitsch, colorido, con bolas de cristal y luces estroboscópicas que aísla a sus pasajeros y los mete en una noche de fiesta eterna.

Ale Sergi vuelve a colaborar en “Déjalo”, que es un funky R&B mitad tracción humana, mitad maquinoso, con un buen arreglo de los sintes reemplazando al bajo, las voces en falsete de los primos De la Rivera. La banda cordobesa demuestra que cuando se habla de Kanye West o Kendrick Lamar, en la Argentina hay músicos que están componiendo R&B moderno, tamizado por la electrónica bailable europea.

“Sin señal” es un R&B bien negro y lento, romántico, como un Prince de los 80 con la sensualidad a flor de piel, la canción fluyendo en un erotismo ardiente con la participación vocal de Julieta Rada, una de las voces negras más ricas e interesantes del Río de la Plata. El estribillo esta muy logrado y el solo de guitarra tiene los mismos efectos que se usaban en los mejores 80 y solo por eso es impecable.

“Suerte” es un medio tempo optimista, fresco, veraniego contagioso. Por el beat, por los arreglos vocales y el entramado instrumental es esa gran canción que sobredimensionadas bandas de electro-pop de la argentina intentan buscar hace varios discos y que a los De la Rivera, se les cae así, como naturalmente. Inclusive guarda elementos de esa electrónica de Ibiza que salió en los 90 en paralelo al house.

“Quizás” con el saxo de Willy Crook te lleva derecho a la época de Kool and The Gang pero también del primer Prince en un tema funky bien bailable, excitante, cachondo con el apoyo vocal de Julieta Rada. De la Rivera continúa su paso firme, de tren fiestero, de nocturnidad en donde no hay bajón postdrogas y en donde las sintéticas no hacen daño sino que te mantienen bien arriba. Crook se luce en otras partes de una canción que parece producida por Quincy Jones en su mejor época cuando tocaba las perillas de “Off the Wall” de Michael Jackson.

“Enero en la ciudad” es un R&B bien actual, moderno que podría sonar en cualquier playlist americana y que hace que el mesa mas caluroso y pegajoso del año, sea hedonismo puro, romanticismo de la mano de un groove que te secuestra, mientras los sintetizadores te hacen saltar como si se tratara de movimientos pélvicos en pleno acto. En un pequeño interludio la canción recupera una guitarra española cuasi flamenco como homenaje a “La Isla Bonita” de Madonna.
Esa línea funky bailable que te lleva de cabeza a la pista de baile con una melodía bien disco-dance de los 70, pero con la base bien electrónica moderna, continua en “Canción del Mundial”, con un gran trabajo de voces y un despliegue instrumental pegadizo y hitero. El estribillo lubrica tus oídos y tus pies para que toda la canción y el resto del disco fluyan con mucha facilidad.

“El disco cierra a puro funky con el bajo a puro slap alla John Taylor de Duran Duran, la base bien groovera y buen acompañamiento de los sintetizadores a las voces. La canción es bien optimista, una gema pop bien estructurada, con un interesante estribillo y con el trio brillando con lo mejor de la música negra y dance de los años
 


LAS ARMAS BS AS-“EL CAMINO NO ELEGIDO”


Segundo y esperado disco de este trío rockero platense que en su primer álbum cruzo un rock moderno, con elementos del blues, el country tamizado con una lírica bañada en el realismo sucio bonaerense y que ahora profundiza su camino con muy buenas canciones.

“Tonada azul para perros negros” abre con ruido a ambiente, con una batería electrónica y un coro negro que parecen haber convertido a ciertos bañados bonaerenses en los pantanos de Nueva Orleans y eso le da paso al riff pegadizo sucio, cargado bien a los Jack White de “La Policía Emocional” donde Ramiro García Morete va armando una letra con compromiso social, donde se queja de los “buchones del pensamiento” mientras Joaquín Inza en batería y Ezequiel Gómez Santa María en bajo edifican una pared sonora que recuerda a la etapa “Babasónica” de Babasónicos y al Primal Scream de Bobbi Gillespie.

Con un riff bien blusero, bien tradicional aparece “Blues del gato”, donde a varias voces, Las Armas deja en claro porque no se llevan bien ni social ni políticamente con los gatos, con mucha ironía y sarcasmo y con el aporte de Luis Álvarez en los solos de armónica y los arreglos de teclados de Ariel Giordano.

Con “La Habitación”, las Armas Bs As se pone romántico con una balada rockera muy bien trabajada por los punteos de la guitarra y el sostén de la base. García Morete entona ciertas líneas como el primer Enrique Bunbury, mientras sus colegas Pinky y Longa meten coros más souleros y rockeros en una lograda melodía.

La línea Jack White regresa en “El blues de la Calchaquí” que abre con la guitarra saturada en un rock que parece furioso pero que luego se convierte en una cruza de blues y soul, con un gran trabajo de la base y la voz de García Morete procesada al estilo del rock argentino de los 70. La letra lleva a su protagonista por un desgarrador camino de soledad que se va tornando más sombrío, a puro realismo sucio bonaerense, con el solo de guitarra. La narración se posa en un viaje por una de las avenidas y vasos transitables más importantes de la zona sur del Conurbano bonaerense camino a La Plata, y una de las zonas más pesadas del GBA.

De repente los Beastie Boys de “Paul’s Boutique” se meten y cruzan scratching, baterías electrónicas para el inicio de “Lo bueno de estar solo”, un rocanrol bien construido desde una lectura moderna de géneros antiguos con un buen trabajo de las voces y del trío instrumental. La canción se pone en pose de rocker que disfruta una vida de ocio y delito, habla de “tomar un arma, tomar la carreta, tomar directamente una farmacia entera” y remarca que es “lo bueno de estar solo”, para luego señalar que “volver a creer que hay un después para ofrecerte entero de la cabeza a los pies… es lo peligroso de estar solo”.

“La Moto” se abre con una sonoridad grave, la guitarra al frente, la batería aporreada como si se tratara de tanques de combustible, y García Morete pone su voz oscura y romántica como un Nick Cave bonaerense y sucio que le escribe una Oda muy irónica a la moto. En una lograda melodía lenta y nocturna.
García Morete le da rienda suelta a la búsqueda de un riff y una historia nocturna en “El Hit del Momento” donde cuenta un típico caso de gatillo fácil con la Policía bonaerense como protagonista en una riquísima viñeta, en la que los tres integrantes del grupo sobrevuelan las calles del Conurbano como Gargolas sacando fotos y reuniendo historias sobre una vida cruel y sobre la frialdad y la falta de solidaridad del resto de los vecinos. La canción cierra con un crudísimo solo de guitarra, bien saturado y emotivo.

El cierre es “El futuro es una mujer negra” que abre con una steel bien country con los coros bien al frente en la línea negro spirituals, la batería bien golpeada y con una letra con mucho contenido social. “Ruta 2, Ruta 3, sigo cualquier camino donde la yuta no este, chau adiós/ Que el patrón se quede con su plata, yo con mi corazón/ Hay algo en todo esto que al final pude entender que si hay futuro es negra porque seguro es mujer”. Y la sapiencia de Las Armas Bs As consiste en meter estos ritmos en plena realidad argentina y empaparla de coyuntura y darle un toque bien criollo.
Las Armas Bs As presentará su nuevo disco el 5 de mayo en el reducto platense Rey Lagarto ubicado en calle 45 entre 8 y 9.