Se proyectará este domingo a las 23 en el Cine Gaumont

Jimena Blanco debuta como directora en la Competencia Internacional del Bafici con "Paisaje"

En "Paisaje", su debut como directora, aborda con claridad el difícil tránsito hacia la adultez de cuatro adolescentes y la puesta a prueba de su amistad en un momento de transformación interior, un punto de inflexión a partir del cual ya no serán las mismas.

La primera película dirigida por Jimena Blanco, que trabajó como productora ejecutiva de filmes de Daniel Burman, Pablo Agüero y Rodrigo Grande entre otros cineastas, es una historia de mujeres ambientada en los años 90, con el under de los recitales punks y la noche de Buenos Aires como telón de fondo.

"Paisaje" se concentra –con poca profundidad de campo, planos detalles y primeros planos- en los rostros, los cuerpos y las emociones de cuatro jóvenes pueblerinas que se ven forzadas a pasar una noche entera en la ciudad, entre un recital y una fiesta de la que huyen, para perderse luego en las calles de una ciudad oscura, desierta y un tanto hostil.

"Todo surgió de una anécdota que me contó una amiga. Nunca supe los pormenores de lo que vivió, pero siempre tuve la idea de filmarlo. Me sirvió como disparador y marco para contar una historia de mujeres adolescentes. En los 90 disfruté mucho mi adolescencia con mis amigas", dijo la directora, cuyo filme se vio anoche y volverá a proyectarse este domingo a las 23 en el Cine Gaumont.

Blanco recordó que "la primera impresión fue como si hubiera expulsado la historia de mi interior. La escribí en una semana. Luego seguí trabajando el guión junto a Lucila Comeron. Ella me ayudó mucho a destrabarme para poder terminar de darle forma. Los personajes estaban tan adentro mío que me era muy difícil volcarlos al papel", agregó.

¿Qué te interesaba destacar de la relación entre estas cuatro amigas?

Julieta Blanco: Que están atravesando el momento de la vida en que la amistad es todo. Pero también es un momento en que la amistad empieza a cambiar. Cada una empieza a tomar su propio camino. Empiezan a crecer y a tener sentimientos y pensamientos independientes del grupo. Es un cambio de paradigma en el que hay que reinventar esa amistad, que empieza a tener otro color y matices diferentes. Es un momento en el que se produce el click que las hace crecer.