"Es el año de la planificación", dijo con el traje de Intendente puesto

Julio Garro habló de sus amores, dolores del alma, su fanatismo por Boca y eligió a "Tevez sobre Riquelme"

Eligió a Tevez por sobre Riquelme y anticipó futuro pedido de camiseta a Carolina Barros Schelotto, hermana de los mellizos y diputada provincial por La Plata. Padre de cuatro nenas, habló de cómo hizo para reponerse de la muerte de su primer hijo.


"Pañales, alfombra y supermercado. Todavía me acuerdo del ruido que hacía la tarjeta de crédito. Era como que ya no quería pasar más". La memoria de Julio Garro viaja 20 años hacia atrás y se detiene en el departamento de dos ambientes que alquilaba en La Plata y donde vivía con su mujer y su primer hijo, Julio. "Cuando me llegaba el resumen, temblaba", aseguró.

Es mediodía y en el auto en el que viaja el actual intendente platense huele a tilo. Como en aquel recuerdo, como en esos partidos de fútbol de pibe que jugaba en la esquina de la 7 y la 62 y como en cualquier lugar de la ciudad de las diagonales. "Cuando nos mudamos a ese departamento, con mi mujer decidimos alfombrarlo. En cuotas, claro. Eran 18 de 400 pesos. No me olvido más", recordó. 

En la casa del presente abunda el barullo. Garro está casado con María Dolores Conde y tiene cuatro hijas: Milagros (17 años), Julia (16), Juana (8) e Isabel (3). "Suena música todo el día", contó. Nada nuevo a juzgar de dónde viene. "Soy el más grande de seis hermanos. Siempre estuve acostumbrado al ruido, al quilombo y a la puteada. La verdad es que nos gusta compartir mucho en familia", afirmó..

Pero claro que a veces se complica. "Por la actividad que me toca, le saco una porción muy grande de presencia. Así que en las vacaciones aprovecho para hacer el plan que ellas dispongan. A veces me sientan a mirar televisión y termino viendo Peppa Pig", dijo el Lord Mayor de la Ciudad Capital de la provincia de Buenos Aires, hablando de su rol de padre.

La Familia, el amor por sus hijas y el dolor por "Julito"

- Pasaste por dos cumpleaños de 15 con tus hijas. Qué eligieron: ¿fiesta o viaje?

- La más grande no quiso hacer ni fiesta, ni viaje. La otra tampoco quiso hacer una fiesta típica sino que en marzo va a celebrar con amigas en una juntada. 

- ¿Pero vas a aprovechar para hacer la ceremonia de la entrada con ella?

- ¡No! Me mata. No quiere saber nada.

- ¿Y vos?

- Y...como padre era un sueño. Pero me quedan las dos más chicas para ver qué pasa. Son pibas muy llanas, muy amigueras; no son nenas que buscan las grandes cosas. Prefieren juntarse con amigos.

- Hablando de festejos. Acabás de cumplir 46. ¿Los cumpleaños de febrero siempre fueron solitarios?

¡Sí! De chico siempre fue medio triste. Pero por suerte el platense casi siempre se raja en enero. Entonces, zafaba un poco. Pero nunca hice una gran fiesta. Para mí siempre está juntarse con las personas más cercanas y compartir un buen asado.

- Pero de la celebración de los 50 no te vas a poder escapar.

- ¡No! Esa la vamos a hacer, por más que sea media de viejo choto. Suelo llegar cansado a febrero. Son fechas que no tengo tantas ganas de festejar.

- ¿Cuánto de eso está relacionado con la muerte de tu primer hijo? 

- Después que falleció nos sentimos con un vacío enorme. Con mi mujer alquilábamos un departamento y nos había quedado su habitación sola. Nos abrazábamos y llorábamos permanentemente. Nos empezó a agarrar una desesperación muy grande por tener otro hijo. Y no pasaba porque estábamos pasando un momento jodido. 

- ¿Tu primera hija, Milagros, debe su nombre al hecho de haber vuelto a ser padres?

Quizá el nombre estuvo relacionado, pero también fue una bendición de vida. Es un dolor que no se supera, pero con el que se aprende a convivir. En su momento, miramos para adelante, nos planteamos qué queríamos hacer y nos rompimos el lomo. Fueron años complejos, pero la vida nos premió y nos dio estas cuatro criaturas hermosas que hoy son la razón de nuestras vidas.

- ¿Ya encontraste alguna respuesta a la típica pregunta de "por qué a mí"?

Somos creyentes, pero un poco putee para arriba. Claro que luego fui a buscar auxilio al mismo lugar. Cuando pasó lo de Julio ya me había metido en política. Una cosa no tapa la otra, pero como ser humano, más allá del dolor, estoy agradecido porque esta responsabilidad me mantiene erguido y hoy me permite mostrar el dolor.

Garro intendente

Garro asumió la intendencia de La Plata en 2015 al mismo tiempo que María Eugenia Vida se hacía cargo de la gobernación de Buenos Aires. "Tuvimos que reconstruir el municipio, arrancar de cero pidiendo fiado para luego salir a cubrir esos compromisos. Fue una experiencia muy compleja para una ciudad donde no se cortó el pasto por dos meses y medio", expresó el Jefe Comunal platense y agregó: "También hubo que acomodar la parte administrativa ya que éramos la capital de la cooperativa. Queremos que La Plata brille como alguna vez dejando de lado ese costumbrismo de creer que está bien que sólo se pinten los cordones".

- ¿Cuáles fueron los principales cambios de los que se hace cargo?

Lo más importante fue la reactivación de todas las obras hídricas para una ciudad que se inundó. Pero también lo que hicimos en el camino Belgrano y en la 137. Eso sí, pusimos la cara tanto para el mimo como para el sopapo.

- ¿Cuál es la perspectiva para este año?

Es el año de la planificación. Luego de dos años ya pasó la transición. No podemos quedarnos en la política, ni en los egoísmos. Tenemos que seguir haciendo cosas porque todavía hay gente que está esperando. Tras el achique con el que adherimos al pacto fiscal, ahora tenemos un hándicap para poder avanzar en proyectos propios.

- ¿Cómo es tener a la Gobernadora trabajando en casa?

- Está bueno. Me permite tener un contacto más fluido más allá de una llamada de teléfono. Ella está en todos los detalles. Un día me dijo: "Julio, ¿solucionaste el tema de la plaza Moreno que sale agua con arena?". Y la verdad es que no me había enterado. Lo que para algunos podría ser una contra para mí es una buena alternativa para laburar y corregir.

Boca, una pasión desde la cuna

- Desde diciembre pasado Carolina Barros Schelotto, hermana de los mellizos más populares del universo Boca, es diputada provincial por La Plata. ¿Ya le mangueaste una camiseta firmada por todos?

Vivo en el mismo barrio que Guillermo. Hace un tiempo pasó trotando cerca de mi casa y me trajo la camiseta. Pero ya va llegar el mangazo a Carolina.

- En La Plata el fútbol se vive fuerte. Sin embargo, sos fanático de Boca.

- Es que soy bostero desde la cuna.

- ¿Riquelme o Tevez?

- Tevez.

- ¿Es tu máximo ídolo de Boca?

Nosotros tuvimos dos platenses enormes: Palermo y Guillermo. Pero en el 81 estaba siempre esperando que Boca juegue en la cancha de Estudiantes o de Gimnasia para ir a ver a Maradona. Nunca me voy a olvidar de eso. Me ponía en la ochava esperando que llegue el momento de que patee un córner para tenerlo bien cerca.

- ¿Y ahí también se olía el tilo?

Siempre. Es la fragancia predominante, un perfume inolvidable. (Ámbito)