LECTURAS DEL ROCK PLATENSE

Rock versión tinta; la nueva antología del rock platense que reúne letras de más de 40 bandas

Unas 40 bandas de rock platense fueron reunidas en el flamante libro “Rock versión tinta” Volumen II, que compiló las letras de las canciones de grupos o solistas, y logró que pese a las individualidades -algunos autores con impronta más narrativa, otros cotidiana y otros intimista-, reflejen que pertenecen a una misma escena musical radicada en la capital bonaerense.


El flamante libro, en el que la imagen y la palabra se imponen por sobre la música, vio la luz cuando a mitad de este año le ofrecieron al escritor Facundo Báñez hacerse cargo de reflotar la editorial La Comuna, que había fundado su padre Gabriel en los noventa, y que durante la administración municipal anterior estuvo inactiva.

En tren de actualizar el catálogo del sello, encontró el “Rock versión tinta” original (2000), en el que bandas sucesoras de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota eran las protagonistas, y se le ocurrió publicar un segundo volumen, con la ayuda del periodista y músico Francisco Lagomarsino.

Francisco Lagomarsino explicó que la idea central “fue ofrecer una muestra lo más ecléctica posible, en términos de estilos, géneros, enfoques estéticos y conceptuales de la lírica rock’n’pop platense contemporánea". También acompañarla con retratos originales tomados por fotógrafos platenses.

- Hablás de la lírica platense. ¿Qué punto en común encontraste entre los autores locales?
- Es platense en términos de pertenencia geográfica de los protagonistas, natal o espiritual, porque si bien hay muchos oriundos de otros lugares las bandas se formaron o se desarrollaron acá. Pero creo que no existe una lírica platense, así como no existe un “sonido platense” más allá del catálogo de algunos sellos que agrupan propuestas similares. Sin embargo, en varias de las letras hay alusiones más o menos explícitas a paisajes, personajes o situaciones de la ciudad. Y también existe en común, al menos entre los autores elegidos, cierto cuidado por esquivar las obviedades y una intención fuerte de decir algo (revelar visiones y opiniones, impresiones poéticas y breves manifiestos personales o colectivos). Las letras son, para ellos, relevantes, y tratan de que eso trascienda.

- ¿Hay una edición anterior enfocada en bandas que marcaron hitos en la música como los Redondos o Virus, ¿Qué pasó en estos 17 años en el rock local? ¿Por qué esta edición también resulta interesante?
- La edición de 2000 no se enfocó tanto en esas bandas sino que reunió parte de la primera camada de autores que fueron sus herederos inmediatos, casi contemporáneos, y que a lo largo de los 90, después del concurso La Plata Rock ’91 -una especie de “big bang” a esta altura casi legendario- dieron pie a la consolidación de la escena en una sinergia bastante sui generis y a pulmón con periodistas, bolicheros, diseñadores y artistas de otros palos. El libro nuevo es interesante porque esa escena creció y se diversificó, y como souvenir si se quiere de una década y media en la que todos hablaron del “rock platense” como denominación de origen relacionada con la calidad.
El libro incluye letras de canciones de 49 autores; 40 bandas y solistas, entre los que figuran Mister América, 107 Faunos, Adrián Juárez, Caracol a Contramano, Cenote, Crema del Cielo, Cruzando el Charco, Diego Martez, Don Lunfardo y El Señor Otario, El Estrellero, El Mató a un Policía Motorizado, El Perrodiablo, El Resplandor de Las Luciérnagas, Embajada Boliviana, Estelares, Güacho, Guasones, Isla Mujeres, Javier Maldonado, La Cumparsita Rock ’72, La Secta, La Teoría del Caos, Malayunta, Mostruo!, Norma, Pablo Matías Vidal, Pájaros, Pebedas, Peces Raros, Pérez, Ramiro García Morete, Shaman Herrera, Sr.Tomate, Sueño de Pescado, Un Planeta y Valentín y Los Volcanes.

- ¿Cómo fue la selección de los autores, solistas o bandas de este libro?
- Dentro de la arbitrariedad que implica elegir cuarenta autores entre, al menos, trescientos disponibles -y de que en materia artística, ante cualidades similares prevalece el gusto del compilador-, intenté que el proceso fuera metódico, equilibrando factores como la trascendencia, los estilos, la historia, las edades, la extensión de las discografías, armando listas larguísimas y recortándolas, también pidiendo opiniones a gente cuya opinión me parece atendible. Con la editorial acordamos que se tratara de bandas y solistas en actividad. El libro arrancó con menos autores y páginas, y cobró vida propia, lo que fue bienvenido. Fueron primero las bandas y luego las canciones, en general, pero no en todos los casos.

- Hay algunas bandas que son muy conocidas y otras no tanto, ¿El libro equipara de alguna manera esta distancia entre grupos con cierta popularidad y aquellos que aún permanecen más en el under?

- Fue una de las ideas, dentro del intento de ofrecer un muestrario lo más representativo posible. Por otra parte, en la ciudad nos conocemos todos, y no hay estrellas. Los músicos de los grupos más conocidos se mezclan con los del under con naturalidad, en los mismos lugares, y muchas veces se presentan con sus grupos paralelos, como solistas o en formatos acústicos, así que es natural que se mezclen también en el libro, sin jerarquías.

- ¿Qué dicen las letras elegidas en este compilado?
- Con diferentes recursos, dicen que les importa decir algo. Algunos autores son más narrativos, otros más abstractos y metafóricos, hay una veta más cruda y cotidiana, otra más intimista y onírica. Y hay muchas alusiones al escenario urbano, en particular a la ciudad de La Plata.

- ¿Crees que hay un resurgir en el rock platense?
- Por suerte -o mejor dicho, virtud-, parafraseando a Troilo, el rock platense siempre está resurgiendo.

G