JAZZ

El Buenos Aires Jazz cumple una década y lo festeja desde el 15 de noviembre

Músicos de nuestro país y el exterior se subirán a lo largo de seis días a los 15 escenarios montados en toda la ciudad en el marco del Buenos Aires Jazz 17.


Unos 420 artistas de Argentina y el exterior en más de 100 conciertos distribuidos en 15 escenarios a lo largo de seis días animarán el Buenos Aires Jazz 17 que con esta edición cumple una década de existencia en la que se ha ido transformando en uno de los festivales más convocantes de la ciudad.

Este año, el festival abrirá con un concierto a manos del contrabajista Gary Peacock, que fuera músico de los tríos de Bill Evans y Keith Jarret (por más de 25 años), engarzando su recorrido con dos de los máximos pianistas del jazz moderno, y que llega a Buenos Aires con el proyecto que comparte a los 82 años con Marc Copland (piano) y Joey Baron (batería), con los que editó el disco "Now This".

La gala de Peacock se desarrollará el miércoles 15 a las 20.30 en el Auditorio del la Usina del Arte, mientras que el cierre se realizará en el mismo lugar el lunes 20 con la presentación en Argentina del dúo Terramondo, compuesto por el pianista alemán Jacky Terrasson y el trompetista francés Stephane Belmondo, que ofrecerán un repertorio integrado por su intimista "Mother", un álbum que incluye originales y relecturas de compositores como Charlie Haden, Dave Brubeck y Stevie Wonder, entre otros.

En el medio habrá lugar para infinidad de conciertos que se desarrollarán en salas, clubes de jazz y al aire libre y que incluirán espacios como la Usina, el Anfiteatro Eva Perón de Parque Centenario, el Centro de Experimentación y Creación y el Salón Dorado del Colón, la Feria de la Villa 20 de Lugano, el barrio Rodrigo Bueno, Café Vinilo y Bebop Club, entre otros.

En estos lugares se podrán ver conciertos internacionales como los del Trío de Matthew Shipp, el dúo español de Chicuelo y Marco Mezquida o el sexteto del pianista brasileño André Marques y el trompetista norteamericano Ralph Alessi que se presentará junto al trío de Sergio Verdinelli.

Una de las particularidades de la edición de este año es la destacada presencia de grupos y formaciones liderados por mujeres, lo que el director de la muestra define como "una tendencia que va a ir creciendo en el tiempo", como el cuarteto de la baterista alemana Eva Klesse, The Chuffdrone Quinteto de Austria, el trío italiano de la pianista Rita Marcotulli, la cantante María Pía De Vito y el baterista Israel Varela y la cantante sueca Lina Nyberg junto a su grupo.

En los trabajos comisionados del festival sobresale este año el proyecto Piazzolla 25, a cargo de un noneto liderado por el pianista brasileño André Mehmari, que ofrecerá su visión de canciones del bandoneonista marplatense, acompañado en voz por la argentina Roxana Amed.

Además, en la clásica colaboración que el Festival brinda a la carrera de Jazz del Conservatorio Manuel de Falla, la Big Band trabajará este año con el trompetista y compositor Ralph Alessi, ofreciendo un concierto final que reflejará esta experiencia.
"Sin dudas la actualidad del festival después de 10 años superó nuestro plan inicial y nuestros deseos originales", cuenta el pianista Adrián Iaies, al frente del Buenos Aires Jazz desde sus inicios.

"Hubo avances cuantitativos, donde pasamos de poco más de 20 conciertos a cerca de 100, de extensión de público y de escenarios y cualitativos en cuanto a la calidad de las ediciones, que este año tiene un arranque soñado con Gary Peacock, respetando algo que parecía imposible de cumplir al inicio y que era la decisión de traer a Buenos Aires una escena internacional de músicos que nunca hubieran estado antes en la ciudad al frente de proyectos propios", agrega el pianista de "Las tardecitas de Minston's", "Tango Relfections" y "Melancolía", entre más de 20 placas publicadas, algunas dobles y triples.

Refiriéndose a los trabajos que el festival viene comisionando a músicos argentinos y extranjeros desde su arranque, Iaies cuenta que "es muy interesante poder sostener esto porque no somos un país nórdico con fundaciones privadas que pueden auspiciar la escritura de música nueva sino que apostamos desde lo público por la creación y este año hay algo muy interesante que es un homaneja a Piazzolla para el que le pedimos a un pianista brasileño que trabajara en un formato de trío y cuarteto de cámara sobre canciones de Astor que va a cantar Roxana Amed, lo que cumple un poco la idea de este proyecto de salirse de lo esperable y de buscar a alguien que por una distancia objetiva pueda dar una visión de Piazzolla, diferente a las ya conocidas".

En relación con los efectos de 10 años de festival, que comparte su existencia casi simultáneamente con la creación de la Carrera de Jazz a cargo de Ernesto Jodos en el Cosnervatorio de la ciudad Manuel de Falla, Iaies dice que "cambió la escena del jazz de Buenos Aires".

"Lo primero que yo hice al arrancar con el festival fue juntarme con Ernesto y proponerle trabajar juntos desde el primer día, en que el festival soporta y financia algunos proyectos del conservatorio. Todos los años traemos músicos que trabajan con los ensambles del conservatorio y hacen conciertos finales en el mismo festival; creo que efectivamente tanto el festival como la carrera han influido muchísimo en el desarrollo actual de la escena de jazz".

Hablando sobre esta nueva escena y sus rasgos dominantes, el pianista, dice que "la gente que toca jazz hoy en Buenos Aires es mucho más joven que hace 20 años y a diferencia de cuando yo empecé en que los músicos de jazz vivían de otra cosa, ya sea que fueran sesionistas, hicieran música para películas o trabajaran en publicidad, ahora los pibes tienen la cabeza todo el día en el jazz".
"Lo que cuesta hacer en Argentina por cuestiones de distancia y organización -dice- es armar un circuito federal para que los músicos puedan girar por el país, que es lo que tiene un músico español , por ejemplo, que puede vivir en Barcelona o Madrid pero tocar allí de vez en cuando y salir de gira por el resto del país".

Este año el festival presentará también una serie de grupos nuevos que fueron seleccionados con un jurado destinado a bandas con un máximo de un disco editado para el que se recibieron 200 propuestas.

Consultado sobre cómo las nuevas generaciones vienen incorporando al jazz una serie de influencias del rock, la música electrónica y la progresiva, entre otras, Iaies dice que "es algo que hace al dogma de esta música".

"El jazz siempre fue una herramienta, los músicos de jazz siempre tocaron en base al sonido de su momento, ideológicamente es muy interesante tener la capacidad de incorporar el sonido del momento en que vivís porque eso impide que alguna vez el jazz se convierta en una lengua muerta".

A las jams sesions al aire libre en la Plaza Verde de la Usina, sobre la calle Caffarena, el sábado 18 y domingo 19 se sumarán tres pistas de baile con orquestas en vivo, una de swing, otra de música latina y una tercera de música negra.

G