LA MURALLA CRIOLLA

Se estrena el documental "La muralla criolla" una revisión sobre la Zanja de Alsina

El film de Sebastián Díaz aborda la polémica construcción de la zanja de Alsina en el siglo XIX, antesala de la Conquista del Desierto liderada por Julio A. Roca.


El realizador Sebastián Díaz estrena mañana el documental “La muralla criolla”, en el que aborda la polémica construcción de la zanja de Alsina en el siglo XIX, antesala de la Conquista del Desierto liderada por Julio A. Roca, y al que considera un “filme fundamental para entender que la 'grieta' no es algo nuevo”.

La cinta busca contar la historia de la construcción de la zanja de Alsina “exponiendo la información elemental de forma sencilla y buscando inducir en el espectador el pensamiento de la élite gobernante y, además, mostrar la historia de los pobladores actuales del oeste bonaerense, los verdaderos héroes desconocidos, quienes reconstruyeron las historia recolectando toda la información a pulmón, convirtiendo su trabajo en algo épico, al haber hallado los vestigios de la zanja”, expresó Díaz.

“En el presente -agregó- este filme se torna fundamental para entender que la 'grieta' no es algo nuevo y que también existen ejemplos semejantes en la historia de la humanidad, como la Muralla China, la zanja de Adriano, o el Muro de Berlín, y, actualmente, el muro de Donald Trump. En cualquier época realizar una separación tan tajante representa una verdadera locura, pero sin embargo el sistema se sigue implementando y logra imponerse la xenofobia”.

A partir de testimonios de historiadores como Osvaldo Bayer y Marcelo Valko, que funcionan como hilo conductor del relato, combinados con imágenes de archivo, animaciones, el recurso de voz en off y un recorrido por los paisajes naturales de Carhué, Guaminí, Puan y Trenque Lauquen, Díaz aborda en la cinta uno de los hechos históricos más controversiales del siglo XIX, como fue la construcción de la zanja de Alsina.

Se trató de una extensa fosa cavada en la pampa argentina con una finalidad defensiva para evitar el acceso de los aborígenes al ganado que criaban los terratenientes y que fue la antesala de la Conquista del desierto.

“El filme plantea que hace 140 años, en Argentina, una zanja abierta en la pampa sirvió para dividir la 'civilización' de la 'barbarie'. Pero la pregunta es quiénes eran los bárbaros y, en definitiva, después de hacer esta película, aún me pregunto: ¿Esta obra faraónica, comparada en su tiempo con la Muralla China, fue una cosa humanitaria o la expresión más pura del racismo en la Argentina?”, manifestó el cineasta.

- ¿Qué lo llevó a realizar una investigación sobre la Zanja de Alsina y luego realizar este documental?
Sebastián Díaz:
En el año 2011 comencé la investigación. Siempre me atrajo ese episodio tan disparatado del pasado nacional. Me interesó la idea de división, de grieta, tan tajante y material, y la magnitud de la obra emprendida por nuestros antepasados. Es obvio que estudiando las causas en el pasado se avizoran las consecuencias en el presente.
Comencé por compilar la bibliografía actual y antigua que trataba la temática. Eran varias fuentes desperdigadas. Recuerdo estar escribiendo el guión de la película con tres o cuatro libros sobre la mesa de trabajo. Soñaba con la zanja. Fue un proceso arduo, pero en absoluto tedioso, sino que lo disfruté muchísimo. La grieta del siglo XIX se transformó en una verdadera obsesión para mí.

- ¿Qué elementos tuvo en cuenta para el planteo narrativo?
- Mucha información debió ser descartada, tamizada, para llegar a lo esencial de la historia. A sabiendas de que la zanja estaba pensada para cubrir 700 kilómetros de largo me pregunté cuál era el objetivo oculto para desarrollar tanto esfuerzo y si el objetivo era simplemente fáctico, como contener los arreos de ganado o más bien simbólico, para materializar el racismo de los blancos. Debe haber algo más profundo en las intenciones de su autor, me decía, y de toda la sociedad que avaló el proyecto de Alsina.
Durante el proceso de investigación llegó a mis manos el libro de Marcelo Valko, “Pedagogía de la Desmemoria”, donde se esbozaba la teoría de la zanja como mandala mágico. Según Valko, la zanja actuaba en la mente de los blancos a modo de talismán, protegiéndolos de los salvajes. No dudé ni un segundo en incluir esa original teoría de Valko en el documental.

- ¿Hay alguna finalidad en la decisión de combinar los testimonios, con el recurso de voz en off y las animaciones para narrar la historia?
-
Por supuesto, la finalidad es que sea ágil y digerible tanto para los estudiosos como para el público neófito, y para que la propuesta resultara visualmente interesante, recurrimos especialmente a las revistas de la época “El Mosquito” y “Don Quijote”, que contienen unas caricaturas espectaculares de Alsina, Avellaneda, Roca y los hombres de Estado más importantes. Al igual que los mapas y las cartas topográficas de Federico Melchert (1875) y de Jordán Wysocki (1877).
Asimismo, los monumentos y las obras pictóricas que mostramos en el filme, tanto de Alsina, Roca, Levalle, Villegas o el presidente Nicolás Avellaneda, sirvieron tanto para aplicar voces en off (tomando citas textuales de ellos), como para trasuntar la verdadera dimensión de estas personalidades a las que erigimos como héroes.

- Sobre estos sucesos históricos, ¿cree que sigue en la actualidad una tensión en relación con el territorio y la explotación del mismo en Argentina?

- En la actualidad subsisten las tensiones entre los terratenientes y los descendientes de los pueblos originarios. El caso Maldonado es un claro ejemplo de cómo el aparato represivo del estado se pone a favor del capital concentrado en detrimento de los indígenas.
Debemos pensar que los pueblos originarios, en los tiempos previos al avance de Alsina, eran los dueños absolutos de grandes territorios y que después de la Conquista, los restos desperdigados de aquellos recibieron migajas, generalmente terrenos poco fértiles, improductivos. Hay una deuda pendiente del Estado Nacional para con los pueblos originarios que aún no ha sido saldada.

G