En noviembre regresa a la Argentina con nuevo disco

Andi Pomato, el platense que toca en la calle en Londres y grabó en Abbey Road

Andi Pomato, sl platense, toca a la gorra en Londres y grabó en Abbey Road. En noviembre próximo, regresa a la Argentina para presentar su nuevo EP, “Mostly Sunny”, por escenarios de La Plata, Buenos Aires y algunas ciudades del interior del país. “Todavía no tengo muy claro el futuro, pero sigo escribiendo en inglés, así que viviré un poco acá y un poco allá”, dijo.


Andi Pomato (30) llegó a Londres en abril desde La Plata. Todos los días  abre el estuche de su guitarra y se acomoda de espaldas al río Támesis, en el corazón de Londres. para musicalizar en vivo el pase de miles de turistas, hasta que un día se encontró compartiendo mates y acordes en los estudios Abbey Road. 

En una entrevista con DIB, contó cómo es ser un “busker” en Inglaterra y grabar en la sala de Los Beatles. "El músico callejero, o el “busker” como le dicen acá, es muy respetado. De la calle salieron artistas que hoy son mundialmente famosos. La calle es un escenario y todos los músicos se lo toman muy enserio. El nivel es muy alto. Todos interpretan sus composiciones, venden sus discos, tienen buenos instrumentos", dijo. 

- ¿Qué fuiste a buscar a Londres?

- En principio nuevas experiencias. De alguna manera estaba escrito en mi destino pasar este año acá. En 2016 grabé mi primer EP con cuatro canciones originales en inglés, y pensé que el mejor lugar para tocarlas en vivo era Londres. Es la ciudad donde crecieron y pasaron la gran parte de su vida los músicos que escucho desde muy chico. Es una ciudad que te estimula todo el tiempo.

- ¿Cómo es la experiencia de tocar en la calle?

- La experiencia es buenísima. El músico callejero, o el “busker” como le dicen acá, es muy respetado. De la calle salieron artistas que hoy son mundialmente famosos. La calle es un escenario y todos los músicos se lo toman muy enserio. El nivel es muy alto. Todos interpretan sus composiciones, venden sus discos, tienen buenos instrumentos. La mayoría nos conocemos. Hay músicos de todo el mundo y muy pocos están de paso. Lo lindo de dedicarte a tocar en la calle es que manejas tus tiempos, tus ánimos, mostrar tus canciones, te conoce gente de todos lados, y compartís momentos con otros músicos que están en la misma que vos.

- ¿Lo harías en Argentina?

- Las veces que toque en la calle en Argentina, fue más por diversión o difusión. Tengo la suerte de que desde hace varios años en mi ciudad, La Plata, y en Buenos Aires, hago muchos shows, en salas, teatros, bares, y nunca me vi en la necesidad de salir con la guitarra a la calle.

- ¿Qué fue lo más lindo que te pasó y que cuál es la peor parte de la experiencia?

- Pasan cosas muy lindas todos los días. Es un desgaste físico muy grande salir todos los días a la mañana cargado, tomar el subte, buscar el lugar para tocar, cantar dos, tres o hasta cuatro horas y volver a casa. Pero lo vale. Cuando uno hace sus canciones y cree en ellas, es difícil parar. Algo gracioso que me pasó el primer día es que los primeros 5 pounds (unos $111) que hice con un CD se me volaron del estuche y terminaron en el Támesis. No es un chiste. Es verdad. No lo podía creer. Había viento, yo toco muy cerca de la orilla, y bueno..., Una de las cosas más lindas que me pasó, es que la novia del baterista de unas de las bandas que más escucho, The Lumineers, me filmó tocando en la calle un tema de ellos, y después lo subieron a sus redes. Fue una sorpresa muy linda.

- ¿Cómo solventas tus gastos, con "la gorra" y la venta de discos?

- Vivo de salir todos los días a cantar. Vivo de las monedas y de los discos que vendo. Ya vendí casi 700 en 4 meses. Es algo increíble, pero lo cuento con mucho orgullo, porque lo produje todo de manera independiente, y lo defiendo a muerte.

- ¿Qué tiene de especial Abbey Road?

- Siempre estuvo la idea, pero estaba lejos, geográfica, artística y económicamente. Y ahora se alinearon los planetas. Escribí al estudio, me pusieron en contacto con el ingeniero (Gordon Davidson) una persona importante en el estudio, ya que grabó a muchos artistas, entre ellos Paul McCartney. Es especial porque es el estudio de grabación más famoso del planeta. Ahí se grabaron las canciones que cambiaron para siempre la música popular. Ahí grabaron Los Beatles toda su obra, Pink Floyd. Por ese estudio pasaron todos, hasta Oasis y Radiohead. Además de la historia, está equipado con lo mejor: las mejores consolas, los mejores micrófonos, las mejores salas, es un sueño.

- ¿Quiénes te acompañaron y qué material salió?

- Me acompañaron 3 personas. Nico Bastida, que produjo, grabó y mezclo “Airport”, mi primer trabajo en inglés. Juan Martín Sosa Mnatz, que vino de Barcelona a grabar pianos, un amigo de toda la vida, con quien compartí muchos proyectos musicales en mi vida. Mi novia Paula Lembo, se encargó de registrar todo con su cámara. Grabamos cuatro canciones nuevas, que formarán un nuevo EP llamado “Mostly Sunny” y saldrá en octubre.

Ida y vuelta

Andi Pomato ya planea su regreso a Argentina: será en noviembre próximo, para presentar su nuevo EP, “Mostly Sunny”, por escenarios de La Plata, Buenos Aires y algunas ciudades del interior del país. Pero la vuelta parece que será momentánea: “Todavía no tengo muy claro el futuro, pero sigo escribiendo en inglés, así que viviré un poco acá y un poco allá”, concluyó. (DIB)DG