Ensenada

Mató al capitán, al primer oficial y llamó a la policía para confesarlo

Un hecho digno de un drama en altamar se registró en las últimas horas, cuando un marino llamó a las autoridades para confesar hacer asesinado a bordo a dos de sus superiores. La Prefectura investiga el hecho.


En un violento episodio, digno casi del guión de una película dramática ambientada en el mar, un marinero que habría sufrido un presunto ataque psicótico asesinó al capitán y al primer oficial de un buque tanque cuando este navegaba frente a Punta Lara, a la altura de la ciudad de Ensenada, en pleno Río de la Plata.

"El capitán y el primer oficial están muertos y los maté yo, tan sencillo como eso...", señalan las versiones que habría registrado en un audio el asesino en el buque Ayane, un carguero de combustible que opera con bandera de Malta con tripulación argentina en el Río de la Plata, con 1700 metros cúbicos de capacidad de transporte y en general dedicado a la provisión de combustibles livianos. El barco opera para la empresa Bahía Grande.

Las víctimas serían el capitán Alejandro García y el primer oficial Juan Pegasano, en tanto que el agresor fue sindicado como "el tercer oficial" de la nave, y aunque su nombre todavía no trascendió, se indicó que se trataría de un ex policía ya con otros episodios de violencia su haber.

No se conocen tampoco aún los motivos que llevaron al agresor a actuar con tamaña ferocidad, y solo trascendieron algunos testimonios aislados de otros tripulantes que, desesperados ante la balacera, llamaban a Prefectura para denunciar el doble crimen y pedir auxilio a Prefectura.

En el marco de esa situación, los demás tripulantes consiguieron luego del ataque encerrar al asesino en uno de los compartimientos del buque, pero en esos llamados de auxilio confesaban que "no sabían todavía si tenía el arma en su poder".

El marinero que habría tenido ese brote psicótico llamó también a las autoridades luego del doble asesinato, y allí fue donde habría dicho la frase que registramos más arriba, dando cuenta que todo había sido "tan sencillo como eso...".

La Prefectura envió de inmediato al guardacostas Cabo Corrientes y se puso el caso en manos de la fiscalía de turno de la ciudad de La Plata. Se espera que en las próximas horas se conozcan más detalles sobre el salvaje suceso.