Entrevista radial

Indio Solari: “El tipo que se nutre de chuparle las medias al poder, no puede ser un artista”

El Indio habló con Marcelo Figueras de su vida personal y profesional. Se refirió a la política y a la “amenaza” que se cierne sobre el mundo. “Los jóvenes son los héroes, pero no tienen acceso a un carajo”, dijo.


El Indio Solari, fundador del mítico grupo Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, habló con el director de Radio Provincia, Marcelo Figueras, en su programa Plegarias Atendidas, de su trayectoria, de política, de este momento singular del mundo asolado por la pandemia y, con la agudeza que lo caracteriza, aseguró: “creo que el mundo se está yendo al carajo”.

“Este programa será prueba de que estoy vivo”, dijo irónicamente en alusión a las exigencias de algunos para que se muestre públicamente.

El Indio admitió que tiene “experiencia” en la cuarentena, por lo que “la pandemia no me modificó en nada. Quizá solo me privó del cenáculo, esas cosas que hacíamos cuando conversábamos en un restaurante a quince cuadras. Lo que me modificó, no sé por qué, es la progresiva necesidad de hacer cosas: he estado dibujando, escribiendo, haciendo maquetas, a la espera de poder canalizar todo eso en algo”.

Cuestionó a quienes instalan “disparates e ideas alocadas” con el sólo fin de oponerse al gobierno en materia sanitaria: “esa gente me preocupa porque es la que ha desobedecido toda consigna médica y científica y las cifras se van al carajo inmediatamente cuando aparecen esas fiestas clandestinas y demás. Esa parte de la sociedad es incomprensible para mí

El hiperconsumo, las lógicas del mundo actual, están arrasando con el planeta, afirmó el artista, al recalcar una de las temáticas que más lo desvelan: el cuidado del medio ambiente. En ese sentido, advirtió que “la clase media y la clase media alta que quiere tener todas las pelotudeces de plástico que ven”, pero si esos hábitos se arraigan en todos los continentes, “la cuestión ecológica se va a la mierda”. De hecho, “en Corea y China hay lugares que son casi del futuro”.

“En esta sociedad del brillo, mediática, todo el mundo quiere lucir, pero ya nadie puede tener ni siquiera 15 minutos de fama porque hoy todo el mundo es artista. Sinceramente estoy muy preocupado por el horror que puede sobrevenir ahora”.

Un tanto pesimista sobre el destino del mundo, el Indio manifestó: “creo que está todo para la mierda y no sólo acá, porque cuando es una cosa de acá, sabemos que en algún momento se va a solucionar, matamos unos cuantos, como es nuestro estilo inconfundible. Pero no, ahora está todo mal y cuando está todo mal, no sólo los estados se vuelven egoístas, sino que también las personas. Y se vuelven egoístas porque tienen miedo. El miedo es engendrador de conductas miserables (…) De alguna manera va a sobrevivir algo o alguien, pero va a haber horror, cuando el agua empiece a ser más importante que el petróleo, por ejemplo.

En relación a las posibilidades que tiene la política para transformar el statu quo, reconoció que el problema de la clase dirigente “es que ven a la rosca como algo básico”.

“Se jactan de tener logros políticos engañando y yendo por atrás, es todo una joda. No hay una política franca que se proponga solucionar esto. Menos mal que Argentina tiene al peronismo en el medio del sándwich entre el comunismo o la izquierda y los poderosos. El arma que tiene el peronismo es ganar las elecciones por cantidad porque son más los que no tienen que los que tienen, por eso ganan, si hay fraude no lo va a hacer el peronismo”, dijo.

“No tenemos un organismo internacional que funcione en condiciones apropiadas y no he visto nunca que termine bien algo que empieza con una rosca. ¿Cuánto dura el liderazgo? Vos sabés que a mí la señora (Cristina) me cae bien, pero a veces temo que corra peligro, porque es la única que dice que si tenés miedo, andá a laburar de otra cosa, andá a laburar a Uber, qué se yo”, advirtió.

Sobre su salud, admitió que lo que tiene “es molesto y doloroso, pero el otro día pensaba lo que debe ser para el tipo que tiene lo mismo que yo, que no tiene guita para comprar los medicamentos o que no tiene kinesiología. Debes tener ganas de tirarte abajo del tren, porque es insoportable, te aparta de la vida”.

En otro orden, Solari señaló que desconfiar de la ciencia rusa “es realmente un atrevimiento” y criticó la arrogancia de quienes se adjudican la verdad: “hay momentos en que no sabés si es un sainete: te despertás y a las 7 de la mañana dicen una cosa, al rato dicen otra, después viene una doctora y explicó algo está todo mal lo que dijo otra y que la vacuna rusa… ¿Alguien preguntó alguna vez de dónde venían otras vacunas que nos pusimos?

El Indio habló también de los jóvenes y afirmó: “ellos son los héroes, pero no tienen acceso a un carajo”. Agregó que primero “hay que hacer la rebelión y después aprender de ella”.

Sobre sus planes artísticos, el Indio, indicó que siempre hay que pensar en proyectos. “A esta altura creo que es un deber que me entusiasma, como formar parte de una tropa libertaria. Es imposible negar que cuando uno tiene más de 70 años, la muerte es la gran aventura que tiene por correr. Para mí, a la vida hay que vivirla y a la muerte hay que morirla”.

“Es improbable que me vuelva a subir a un escenario, lo que sí voy a hacer es un streaming en 2021. Además, estoy por sacar el libro de historietas con letras ilustradas y quiero hacer otra exposición de cuadros”, aseguró.

Por último, el Indio, dijo estar “enamorado” de Los fundamentalistas del aire acondicionado: “se me cae la baba, yo insistí en que siguieran, sobre todo porque la idea era no reemplazarme a mí porque eso siempre hincha las pelotas a la gente. Son muy buenos músicos, se supone que van a seguir tocando repertorio mío, pero yo les digo que también pongan repertorio de ellos. Se llevan muy bien, estoy muy contento, creo que tienen el espíritu que yo sembré porque se respetan entre ellos, respetan la música, la lírica, me respetan a mí y eso está bueno para cuando hacés cosas en común con otra gente”.