Historiador y Comunicador Social "jauretcheano"

“Tato” Díaz, en el Día del Pensamiento Nacional: “los intelectuales deben ejercer la crítica, si no son chupamedias”

Así lo sentenció el historiador de pensamiento nacional y popular, investigador y docente de la Universidad de La Plata al reivindicar el rol de los intelectuales en el marco del Día del Pensamiento Nacional y exaltó la figura y el genio de Arturo Jauretche. Además habló del gobierno de Alberto Fernández.


El docente y director del Centro de Estudios de Historia, Comunicación, Periodismo y Medios (Cehicopeme) de la Facultad de Periodismo de La PlataCésar “Tato” Díaz, afirmó que los intelectuales y analistas de los procesos políticos y sociales del país deben ejercer su tarea con “el poder de la crítica” o de lo contrario “son chupamedias” de los gestores del poder de turno

“El intelectual tiene que tener el poder de la crítica, si no no es intelectual, es un chupamedias, un obsecuente, un alcahuete”, dijo Díaz, como parte de su análisis realizado en el marco del Día del Pensamiento Nacional, establecido por ley nacional en conmemoración al nacimiento de Arturo Jauretche.

Díaz aclaró que el compromiso crítico interpela particularmente a quienes pertenecen al campo nacional y popular, porque en los tiempos en que hay gobiernos de ese perfil “debemos mantener un equilibrio que no nos haga perder el rumbo y terminar siendo funcionales” a sectores reaccionarios.

En ese sentido, explicó: “Cuando somos intelectuales del campo nacional y popular tenemos que guardar un equilibrio, porque siempre hemos perdido. Entonces, ahí donde debemos recordar más que nunca a Jauretche, cuando planteaba que toda crítica debe ser profunda, sustancial y edificante al proyecto, no una crítica por la crítica misma”.

En declaraciones al programa “No es lo que parece”, que se emite de lunes a viernes de 13 a 15 por la FM 96.7 de La Plata, Díaz se refirió a la herencia de Jauretche en el campo nacional como para que se haya tomado la fecha de nacimiento como día del pensamiento nacional: “El fue un border del lenguaje político, estableció e incorporó un lenguaje propio para categorías de análisis de la realidad argentina como ciyapo, vende patria, zonceras, que no hace falta aclararlo salvo a las nuevas generaciones. No fue un lenguaje académico, teórico, sino que él lo instituyó y creó un método para respaldar su asimilación”.

Al respecto, el docente universitario recordó que desde sus orígenes intelectuales y de militancia política en FORJA en 1935, Jauretche “planteaba con inmensa preocupación que todas las teorías de análisis políticos y sociales nuestros eran teorías eurocéntricas, pensadas para otro tipo de latitudes, no para nosotros”.

Así fue como ya consolidando su labor intelectual, Jauretche en 1957 escribe desde el exilio “Los profetas del odio”, obra en la que analiza las obras de grandes intelectuales de referencia nacional (como Jorge Luis Borges y Ezequiel Martínez Estrada), poniendo de manifiesto que “esa gran inteligencia innegable no les permite comprender la propia realidad nuestra porque la analizan con otros lentes”, acotó Díaz.

La búsqueda de la soberanía de análisis político y social argentino “es consolidada por Jauretche en 1967, cuando se reedita el libro bajo el nombre ‘Los profetas del odio y la yapa’, que concluye de forma terminante sobre la colonización pedagógica en la que las universidades y ámbitos de pensamiento van ungiendo a figuras que no representan los intereses populares, sino que representan los intereses de sectores dominantes y de los medios de comunicación”.

“Cuando Jauretche demostró la magnitud de la dominación cultural inglesa, plasmaba en categorías de análisis extranjeras sobre la realidad nacional, comenzó a trabajar en el método de análisis soberano sobre nuestra historia. Lo hizo con coherencia y sistematicidad con dulces y sinsabores. Hasta dos días antes de su muerte, estaba preocupado por el método que utilizábamos para analizar la realidad, una vieja lucha que había sostenido. Y lo importante de todo, es que esta lucha la ganó. Su triunfo es ostensible. Logró el uso de su lenguaje para categorías de análisis de la realidad argentina. Y esa herencia crítica profunda debemos defenderla y sostenerla”, afirmó Díaz.

Gobierno de Alberto

Por otra parte, el historiador e investigador en comunicación social, nacido en Lincoln y radicado en la Plata brindó una visión desde una perspectiva nacional y popular sobre el gobierno nacional y se refirió a quienes, dentro de la militancia del frente oficialista, lo critican por moderado.

Sobre esto, "Tato" Díaz señaló que “a este gobierno le tocó un momento totalmente anómalo y singular de la historia, porque la pandemia no nos permite saber qué bondi hay que tomar”, y “lo único cierto es que en la dicotomía entre salud y economía, se ha privilegiado la salud, se preparó el sistema que estaba desmantelado al punto que ni ministerio había porque era una Secretaría”.

Consideró en ese marco que “una vez que aparezca y se empiece a dar la vacuna contra el COVID será otra la historia y se van a empezar a acomodar los melones”, aunque no evitó dar una punta de análisis político. “Ya algo se empieza a ver para activar cosas, hubo una ministra que renunció”, apunto el Doctor en Comunicación Social..

“Seguramente debe haber ruidos adentro, se busca activar cosas sin duda y una vez pasada la pandemia los melones se empezarán a acomodar. Y si hay errores o creemos que existen, los marcaremos con la crítica edificante que nos enseñó Jauretche”, agregó el escritor y biógrafo de Arturo Jauretche.

Por último, y ante quienes desde algunos sectores critican la moderación del presidente y hasta catalogan al gobierno de “más radical que peronista”, Díaz apeló a la historia:y enfatizó:”Si nos remontamos al radicalismo primario de Yrigoyen y de FORJA, donde estaba el propio Jauretche y hasta Homero Manzi, el partido es tan nacionalista como el peronismo”. (Cadena BA)