También culturales y artísticas

Gastón Crespo presentó un proyecto para "retomar las actividades deportivas de menores de 12 años"

“Nos preocupan las consecuencias que pueda traer en los chicos el aislamiento social preventivo por el Coronavirus. Las niñas, niños y adolescentes son las víctimas ocultas de esta pandemia, ya que se han alterado profundamente sus hábitos, rutinas y formas de vida”, dijo el edil del Gen al presentar la iniciativa. 


El concejal por el partido GEN, Gastón Crespo, presentó un proyecto en el Concejo Deliberante a fines de establecer los protocolos necesarios para que los niños y niñas menores de 12 años puedan retomar sus actividades deportivas, culturales y/o artísticas en la ciudad, minimizando los riesgos de contagio de COVID-19. 

Al respecto, el concejal manifestó “nos preocupan las consecuencias que pueda traer en los chicos el aislamiento social preventivo por el Coronavirus. Las niñas, niños y adolescentes son las víctimas ocultas de esta pandemia, ya que se han alterado profundamente sus hábitos, rutinas y formas de vida”. 

“El impacto del que hablamos no se da solo en lo social, sino también en la educación, la nutrición, la salud física y mental, entre otros aspectos. La no asistencia a los establecimientos escolares son un hecho sin precedentes y todavía no hay información certera de cuáles serán los efectos no deseados en la población infantil”. 

Con relación a la situación de emergencia, Crespo explicó que “paulatinamente se han reactivado muchos sectores, pero poco se ha dicho sobre las actividades de los chicos. Con la llegada de la primavera y temperaturas más cálidas, hay muchas cuestiones que se pueden poner en práctica evitando los riesgos en cuanto al COVID-19”. 

El proyecto presentado por el concejal del GEN propone que las actividades se realicen siempre al aire libre, que se establezca un número adecuado de profesores y personal en general, que los espacios a donde asistan los niños sean cercanos a sus hogares, que se elabore un sistema de turnos y cupos. 

También plantea que los establecimientos deben mantener desinfectados todos los espacios y poner a disposición los elementos para la correcta higiene de manos; así como deben proveer información visible y comprensible sobre el distanciamiento y el uso de cubrebocas. Las familias deben presentar una declaración jurada sobre la buena salud del niño y las actividades quedarán restringidas para los chicos que posean enfermedades o patologías preexistentes.

Para finalizar, Crespo concluyó: “Tomando todas las medidas de precaución, es posible promover la realización de este tipo de actividades. En esta etapa, recuperar la socialización y el acceso a los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes debe ser una prioridad”.